lunes, 13 de junio de 2011

La nube


Lo ha dicho Steve Jobs, el gurú de Apple: “El centro de la vida digital está ahora en la nube”. Y como la vida digital forma parte cada vez mayor de nuestra vida real, todos estamos en la nube. La “nube” es un modo de computar y almacenar información, que va a permitir depositar en ella toda nuestra memoria electrónica, para luego poder acceder desde cualquier aparato. Los desconfiados se sienten inquietos al pensar que todos sus datos están en manos de su proveedor de servicios, y no de él mismo, pero la informática está produciendo cierta credulidad y un exceso de confianza.

Asistimos a un nuevo platonismo. Platón decía que todas las ideas estaban en el mundo ideal, al que los humanos teníamos que acceder para alcanzar el conocimiento. Ahora, todo está en la “nube”. Por ello, quienes no están conectados no pueden conocer nada. Este “platonismo tecnológico” oculta una simpleza peligrosa. El acceso al conocimiento no se da por conectarse a la “nube”. Depende de las condiciones de quien está delante de la pantalla. Un burro conectado a Internet sigue siendo un burro, aunque desde fuera dé la impresión de ser un hábil tecnólogo.

Conocemos desde nuestra memoria personal, que nos permite comprender, evaluar, seleccionar la información que recibimos. Y si no formamos esta memoria personal, estamos absolutamente inermes ante el flujo de información que espejea en la pantalla.

Texto de José Antonio Marina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada